Gesto amable

Mi reto para ti… Un gesto amable

Haz algo bueno por alguien. Puede ser algo sencillo, mundano. Una sonrisa o un abrazo o unas palabras amables.

¿Qué te cuesta? ¿Y cuánto estás aportando a alguien?

Hoy me he encontrado esto entre el grupo de alumnos y me ha hecho inmensamente feliz. Un mero reconocimiento al cuidado y labor que le dedico semana sí y semana también.

Y hay días que no me apetece nada y que me quedaría en la cama. Y también días en los que no hago nada y me quedo en la cama. Porque todos podemos tener un mal día y todos podemos hacer que el día de alguien sea una pizquita mejor.

¿Y qué te cuesta? Nada.

Recuerdo aquel payaso, en la esquina de una cuesta, que regalaba flores de papel y sonrisas. Y a veces hasta churros. Algunos conductores le ignoraban, igual que ignoramos a muchos otros desamparados que nos cruzamos por el camino. Pero a ese le sonreí y me sonrió de vuelta con su nariz roja, e hizo que mi día fuese infinitamente mejor.

¿Qué cuesta, digo yo, ser amable?

Foto por A. L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *